tecnica de tir amb arc

 


 

ATENCION: Aunque en esta traducción  se hace referencia a las secuencias de vídeo , no las incluímos en nuestra página web. Si quieres verlas, hazlo en la versión original del artículo : http://www.bowsite.com/bowsite/features/practical_bowhunter/perfectrelease/index.html

Desarrollar un disparo perfecto, parte 1.

La técnica lo es TODO cuando se tira con arco.... tanto para los tiradores de bosque como para el tiro a diana. Tener la capacidad de acertar una y otra vez en el diez o de hacer tiros perfectos depende solamente de la técnica apropiada.

Si pudiéramos hacer que nuestros cuerpos repitieran perfectamente movimientos físicos complejos, entonces la técnica no importaría. Pero, como no somos máquinas, lo mejor que podemos hacer es aprender el estilo de tiro que sea el más fácil de duplicar de tiro a tiro.

Y ésa es mi definición de la técnica apropiada del tiro con arco: El método de tirar que sea más fácil de repetir una y otra vez. y este método de disparo es virtualmente idéntico para todos, puesto que todos compartimos una fisiología similar.

La técnica que pasaré a explicar más adelante se basa en los consejos de los mejores archeros y entrenadores, entre ellos: G. Fred Asbell, Steve Gibbs, Bernie Pellerite, Terry Ragsdale, Tim Strickland, Randy Ulmer, Terry Wunderle y Larry Wise, entre otros.

Puesto que uno de los aspectos más importantes, y también de los más difíciles, es el perfeccionamiento del disparo, es ahí donde comenzaremos. Se discutirán en primer lugar los mecanismos de un buen disparo con dedos y con disparador a diana. En la segunda parte trataremos de aplicar estos mecanismos en el campo..

¡Apague su cerebro!

Un buen disparo con dedos o con disparador, es enteramente subconsciente. Mientras que usted comienza el tiro de forma consciente, el resto debe efectuarse sin el pensamiento consciente. La buena técnica exige que usted NO SEPA cuándo va a ser lanzada la flecha después de que usted decida tirar. Usted debe ser sorprendido cuando salte el disparo.

Si una pequeña voz en su cabeza le está diciendo ¡AHORA! indicándole que accione el disparador o suelte la cuerda, entonces no hay manera de que usted pueda ser sorprendido. Y si no se ha sorprendido, ha perdido una estupenda ocasión de hacer un buen disparo (...)

Un disparo por sorpresa es esencial. Si usted está pensando dispara ya no puede pensar en apuntar. El apuntar es en lo que usted debe concentrarse en este momento de la secuencia de tiro... y en nada más. Esto se comentará con más detalle en la parte 2.

Un disparo por sorpresa permite que usted mantenga la tensión muscular a lo largo de todo el disparo, y eso es absolutamente necesario. Es casi imposible mantener la tensión muscular correcta si usted sabe cuándo va a disparar. Esto disminuye la tensión en el momento anterior al disparo y deja que el arco se mueva por la diana, o en cambio, aumentará la tensión del músculo en un lado o en otro y quitará el arco del centro cuando usted accione el gatillo o suelte la cuerda.

Tanto el aumento como la disminución de la tensión disminuye la precisión considerablemente. Antes o después, ésto le conducirá a una técnica aún peor y, posiblemente, al pánico al amarillo.

Haga una prueba de disparo por SORPRESA.

TIRADORES CON DISPARADOR (los que utilizan un disparador con un gatillo para el dedo índice) Sitúese a dos metros de la diana y coloque a su derecha a un amigo que le ayudará. Ahora, ponga una flecha en el arco, levántelo y cierre los ojos. Mientras que usted lo está sosteniendo constantemente, su amigo accionará el disparador por usted. Procure que su compañero actúe con disimulo.

¡Sorpresa! ¡Esto es lo que debe sentirse en el disparo! Esto puede asustar al principio, pero se acostumbrará... sobre todo después de que su tiro mejore..

Cuando usted se sorprenda por el disparador, la tensión continuada del músculo a través del tiro hará que su mano de cuerda vuele hacia atrás y su mano de arco hacia adelante y levemente a la izquierda (para un arquero diestro). Vea el video siguiente para comprobarlo. Este vídeo fue proporcionado por cortesía del experto entrenador Bernie Pellerite. Está sacado de su serie excelente de cintas "Escuela del tirador de NFAA".

Grábese usted mismo para ver si sus manos de arco y de cuerda se mueven después del disparo como en el vídeo. Si no, entonces usted está anticipando el disparo. Más adelante comentaré cómo puede utilizar el disparador para que pueda sorprenderle.

TIRADORES con DEDOS. Desafortunadamente, no existe un método tan simple como el anterior para demostrarles cómo es un disparo por sorpresa. Sin embargo, su movimiento físico inmediatamente después del tiro es también un indicador de si el disparo se está haciendo de forma consciente o no.

Mire el vídeo siguiente como ejemplo de lo que usted debe hacer. Este clip es también de Bernie Pellerite y demuestra un tiro perfecto con dedos.

¿Le ha gustado? Si su mano de cuerda no viene inmediatamente a lo largo de su cara y después hacia adentro hacia su hombro, es probable que esté haciendo de forma consciente la secuencia de tiro. Lo mismo sucede para los tiradores de arco tradicional que disparan en cuanto alcanzan su punto de anclaje.

Si su mano de cuerda queda cerca de su boca después del disparo, esto es un signo seguro de un esfuerzo consciente de toda la secuencia de tiro. Este método de disparo es fácil de aprender, pero casi imposible de dominar. Da lugar no solamente a un estilo pobre de tiro, sino que también puede conducir al pánico a la diana.

Otra muestra de la mala técnica es cuando la mano de cuerda tira hacia fuera de su punto de anclaje. Es también otra muestra de un esfuerzo consciente para soltar la cuerda.

Los dedos son demasiado nerviosos para un buen disparo, tanto que es mejor no usarlos para ejecutar el tiro. Para el arquero con disparador esto significa aprender a tirar del disparador con su espalda y el codo. Para el tirador de dedos, esto significa que hay que dejar de retener la cuerda en lugar de soltarla.

TIRADORES CON DISPARADOR. A pesar de lo que usted haya podido oír, apretar el gatillo del disparador como lo haría con el gatillo de un rifle es incorrecto. Más del 90% de todos los tiradores que intentan ésto, acaban presionando el disparador. (... ) Si tiene que pensar en disparar no podrá concentrarse en apuntar. Puede también obstaculizar su esfuerzo de implicar sus músculos de la espalda en el tiro.

Debe tirar del disparador con la espalda y el codo, no con el dedo. Explicaré cómo se logra esto primero con el dedo índice, puesto que es el estilo más popular de disparadores, y después explicaré el método apropiado para accionar el disparo con el pulgar.

1) Es muy importante cómo el disparador se ajusta a su mano. Instale su disparador de modo que su índice o dedo medio quede apoyado en el gatillo. Cerciórese de ajustar la correa siempre de la misma manera, de modo que su dedo caiga siempre en el mismo lugar en el disparador. También, fije la suavidad del disparador a no menos de dos libras. Tres a cuatro libras, o más alto, son preferibles pues un disparador muy sensible se disparará fácilmente por accidente. La ilustración demuestra cómo debe colocar su mano en el disparador.

2) Cuando usted esté a plena apertura y listo para apuntar, aplique una presión ligera al disparador con su dedo índice. No agarre el disparador con la mano.

3) Comience a contraer ligeramente sus músculos de la espalda, pero no aplique más presión al disparador con su dedo. El clip siguiente muestra la contracción apropiada de los músculos de la espalda. Mire cómo los dos puntos anaranjados colocados en los hombros intentan unirse al contraerse los músculos de la espalda. El movimiento aquí se exagera levemente, pero está de manera correcta.

4) Continúe contrayendo sus músculos de la espalda. Esto hará que su codo se mueva hacia atrás, lo que, a su vez, hará mover la mano entera hacia atrás y tirará con su dedo del disparador. El dedo no se moverá en relación con su mano, pero hará saltar el disparador antes de cuatro segundos. Una vez más usted no debe tener idea de cuándo sucederá el disparo.

Sólo hay una cosa que debe hacer de forma diferente en este proceso si utiliza un disparador de pulgar y es poner el gatillo tan cerca de la base de su pulgar como le sea posible. A medida que contrae los músculos de su espalda, moviendo su codo hacia atrás y el disparador rotará por sí sólo en su mano. Esto es lo que llevará el gatillo hasta el dedo y hará que se produzca el disparo.

Yo prefiero usar los disparadores de pulgar porque son más fáciles de utilizar en disparos por sorpresa. Los disparadores de dedo índice hacen demasiado fácil accionar el gatillo.

Al principio le puede costar conseguir que su disparador dispare.Si ésto sucede...
Puede que usted no esté aplicando suficiente presión inicial al gatillo, pero recuerde que el dedo no se mueve por sí mismo ni acciona el disparador.
Quizá usted o no está tirando del codo o no está contrayendo lo suficiente la espalda; o...
Su disparador no está bien ajustado (Ver paso 1 más arriba).

Si el disparador dispara antes de que usted haya colocado los músculos de la espalda, ajuste el disparador algo más duro. También puede disminuir la presión inicial que aplica al gatillo antes de utilizar los músculos de la espalda, pero cerciórese de que está en contacto sólido con el disparador al comenzar el proceso.

TIRADORES con DEDOS. Debe dejar de retener la cuerda. Usted debe poder relajar completamente su mano a medida que continúa aplicando la tensión en la espalda. Una vez que usted haga esto, la cuerda se deslizará repentinamente a través de sus dedos sin que se dé cuenta. Nunca suelte abriendo los dedos.

Aquí están los pasos a seguir:

1) Comience enganchando profundamente la cuerda con sus dedos y cerciórese de que el dorso de su mano está tan plano como le sea posible. No intente sostener la cuerda con el extremo de sus dedos porque piense que deslizará mejor de esa manera. ¡No!. Usted no puede relajar físicamente los músculos de su mano cuando está "ahuecada".

2) Una vez que usted haya abierto completamente y alcanzado su punto de anclaje, comience a contraer sus músculos de la espalda. Mire en el video clip de la sección anterior, sobre el tiro con disparador, la contracción de los músculos de la espalda si no está seguro cómo se hace.

3) Continúe tirando con la espalda y el codo mientras apunta y empiece a relajar el dorso de su mano. Aproximadamente a los cuatro segundos desde que empezó a relajar, sus dedos deben negarse súbitamente a sostener la cuerda más tiempo. La cuerda volará fuera de sus dedos sin que haya tenido que abrirlos conscientemente.

Si usted no puede conseguir la percepción de relajar el dorso de su mano, inténtelo soltando una lata de pintura (con la tapa cerrada, por favor!). Una vez que usted ha hecho esto durante algún tiempo, pruébelo en la cuerda del arco. Sólo tire hacia atrás aproximadamente una pulgada y permita que su mano se relaje. Cuando su mano salga libremente hacia atrás y hacia adentro, lo habrá conseguido. Mire el vídeo como demostración

Por favor, no salga corriendo a probar estas técnicas delante de una diana. Lo único que conseguiría sería frustrarse (y maldecirme a mí por cada palabra que he escrito). Tiene que pasar cierto tiempo tirando a un parapeto sin diana y preferiblemente con los ojos cerrados. Sólo después de haber perfeccionado las técnicas descritas, debería comenzar a disparar a una diana.

Desarrollar un disparo perfecto, parte 2.

Uno de los principios dominantes de la buena técnica discutidos en la parte 1 era que usted NUNCA DEBE decir "¡Ahora!" al soltar la cuerda o accionar el disparador. Un buen disparo sucede enteramente en un nivel subconsciente.

Esto es un concepto difícil de aceptra para muchos arqueros. Muchos se resisten porque les parece ventajosa la idea de poder tirar una flecha a gatillazo, especialmente al aire libre. Pero según lo discutido en la parte 1, la orden "AHORA" es muy probable que dé lugar a un tiro pobre o inconsistente. Y finalmente, le conducirá en mayor o menor medida al pánico a la diana.

Estoy repitiendo esto otra vez ahora porque deseo acentuar de nuevo en cómo es importante no tirar de esta forma si desea ser mejor arquero. Mientras que algunos individuos tiren adecuadamente de esta manera, es muy difícil que la persona media llegue a ser bueno con un arco usando esta técnica tan pobre.

Considere qué hace la orden "AHORA" cuando está disparando con un arma de fuego. Da lugar a mover de un tirón el disparador y la precisión, generalmente, es pobre. Usted tiene que presionar el disparador para conseguir una mejor precisión y así no saber exactamente cuando disparará el arma. Igual ocurre con un arco.

Sin embargo, empujar el disparador con su dedo no es suficiente en sí mismo con un arco. Las diferencias físicas entre tirar con un arco y un arma requieren una técnica levemente diferente. Usted tiene que contrarrestar el hecho de que sus músculos estén bajo tensión mientras mantienen la apertura del arco. Esto se logra usando estos mismos músculos para disparar el arco.

Nunca es tarde para una buena técnica:

Si utiliza disparador, debe hacerlo saltar con la espalda, no con los dedos. Si usa los dedos, debe actuar con los músculos de la espalda, y "dejar de sujetar la cuerda" en vez de "soltar la cuerda". Esto permitirá que el tiro surja de forma subconsciente y elimina la orden "ahora". (puede releer la parte 1 para repasar cómo se logra ésto.)

Pero, ¿cuándo salta el disparo?, se pregunta. Debe saber que entre 1 y 4 segundos surgirá el disparo, pero no exactamente cuándo.

(...)

Todo se mueve

Algo que preocupa a muchos arqueros cuando intentan ejecutar un disparo correcto es el movimiento del visor. Preguntan, ¿cómo puedo acertar donde deseo, si el punto de mira se está moviendo siempre por la diana? Sólo tiene sentido disparar cuando el punto del visor pasa por el centro de la diana, ¿no?. Me estás pidiendo que no haga éso.

Es una pregunta lógica. Contesto siempre lo mismo: Ni los mejores arqueros del mundo pueden mantener el punto de mira perfectamente estable en la diana. Pero no se preocupan de ello. Aceptan el movimiento del visor como algo NORMAL y simplemente apuntan lo mejor posible mientras ejecutan el tiro.

Usando la tensión de espalda y apuntando mientras el visor se mueve y mientras dure el disparo usted mejorará su precisión. Esto le ayudará también a librarse de ésa orden de "AHORA" en su cabeza.

Usted debe concentrarse SOLAMENTE en apuntar, pero esto es más fácil decirlo que hacerlo. No piense: "mueve el punto de mira hacia el centro,,ahora un poco más,... no tanto, un poco menos..." etc. No debe intentar colocar de forma consciente la mira en su sitio. Esto introduce tensión muscular y aún más movimiento.

En su lugar, usted debe dejar la mira "flotando" alrededor mientras piensa piensa ‘apunto’ o ‘al centro’ o el pensamiento que mejor le venga. Deje a su cuerpo centrar el punto de mira por sí mismo. Consecuentemente, usted disminuye la tensión muscular y disminuye el movimiento del punto de mira.

Una buena práctica

Muchos arqueros fallan en su tentativa de desarrollar un lanzamiento perfecto. La mayoría están poco dispuestos a practicar para hacer su disparo enteramente subconsciente. El plan de trabajo propuesto más abajo puede no ser tan divertido como simplemente tirar, pero es el tipo de práctica que usted necesita.

Desarrollar un lanzamiento perfecto comienza tirando a diana con sus ojos cerrados. Olvídese de tirar a diana por ahora. Debe desarrollar primero la "memoria del músculo" de qué es un buen disparo... qué "se siente." Usted debe entrenar su mente/cuerpo para conseguir el disparo no consciente.

Puede necesitar varias semanas de práctica con un mínimo de 20 disparos tres veces por semana antes de que su subconsciente comience a captar la idea, pero no se rinda.

  • 1. Al principio usted necesitará concentrarse en lo que necesita para conseguir que el disparador dispare o que la cuerda salga suavemente de sus dedos. Usted tiene que desarrollar una sensación de todos los músculos implicados en el tiro (Para ello puede utilizar "la cuerda de prácticas" que se describe más abajo)

  • 2. Una vez que se logre esto, vea si usted puede conseguir un buen lanzamiento sin pensar en el proceso. Intente ejecutar un tiro perfecto mientras imagina que está apuntando a la diana. Si usted puede conseguir esto sin soltar la cuerda o accionar el disparador conscientemente, entonces usted estará listo para intentar el disparo a diana.

  • 3. Comience a una distancia corta, 10 metros o menos. Practique durante las próximas semanas apenas pensando sólo en apuntar mientras que consigue que el tiro surja. ¡La meta aquí es aprender a aceptar el movimiento del punto de mira y apuntar, apuntar, apuntar!

  • 4. Cerciórese de que continúa apuntando "a lo largo del proceso de disparo." Deje que el arco dispare por sí solo. Se puede pedir prestado un refrán del tiro con arco Zen, "el arco es el que dispara." Usted sólo tiene que dejar que suceda. Esto puede sonar un poco místico, pero da resultado.

  • 5. Vea lo que hace su cuerpo después del disparo para comprobar su progreso. ¿Le sorprendió cuando surgió el tiro? Si no, usted no lo hizo correctamente. ¿Su mano de cuerda voló hacia atrás? Si no, no le sorprendió el disparo.

  • 6. Si usted ya puede realizar lanzamientos perfectos a distancia corta, debe retirarse de la diana un poco. Si no es así, debe volver a las fases anteriores para coger confianza.

A propósito, no se sorprenda si si tiene que coger visores de nuevo o si necesita revisar la puesta a punto del arco. Usted puede haber cambiado significativamente el punto de impacto de las felchas o la puesta a punto al corregir su técnica.

Construcción de una cuerda para prácticas

Yo practico a menudo mi disparo mientras que estoy sentando delante de la televisión. No utilizo un arco, apenas un pedazo de madera de escoba con una vieja cuerda de arco atada a ella.

Con este dispositivo simple puedo simular tirar con arco en cualquier momento. También tengo un viejo punto de mira montado en la madera y así puedo practicar el apuntar mientras que estoy consiguiendo de un buen lanzamiento. Este dispositivo puede parecer tonto, pero es muy práctico y puede ayudarle a perfeccionar su disparo.

 

|